¿Cómo es un día camino a Santiago de Compostela?

#SoyViajero

– Johanna Cote –

¿Cómo es la rutina de un día en el Camino de Santiago?

Te despertás temprano, aún oscuro.
Acá está aclarando tipo 8am.
Vas al baño, te duchás.. sos la única porque acá nadie se ducha en la mañana.
Salís a caminar rumbo a Santiago de Compostela.

Fotografía de Johanna Cote

En el camino siempre hay pequeños bares abiertos dónde te tomás un café, una tortilla, un pan, por cierto delicioso, vas al pipiroom y siempre podés poner el sello del bar.
Sello porque cuando arrancás el camino, te dan un pasaporte pa‘ irlo llenando de sellos.
Sugieren que sean mínimo dos por día.
Entrás a cuánta iglesia o monumento ves, pues dificilmente vas a volver a estos sitios.

En el camino te encontrás más o menos con los mismos peregrinos siempre… Unos 200, que te encontrás una y otra vez en bares, restaurantes, albergues, iglesias o en el camino hechando pata como vos.
Acá he encontrado bastantes frutas que me regala el camino, uvas, arándanos, moras, manzanas, higos, manzanicas del pastor.. etc.

Fotografía de Johanna Cote

Llegás a tu destino fijo a la hora de la siesta que es de 2pm a 5pm.
Todo se ve desolado excepto por los peregrinos.
Buscás uno de los albergues sugeridos en la App guía.
Los municipales o los parroquiales son especiales por la mística que manejan.
Cada tantos días te revelás de dormir entre tanto peregrino y te vas a un hotel.

Una vez registrado en el albergue, ubicas tu cama y te vas de ducha.
Te ponés la ropa con la que caminarás al siguiente día.
Buscás lavar la ropa, o en las lavadoras públicas del albergue o a mano.
La colgás y te vas a buscar almuerzo.

Fotografía de Johanna Cote

En casi todo lado venden el menú del peregrino. 
Un primer plato o entrada que escogés entre 4 o 5 variedades, un segundo plato (ternera, cerdo o pollo) la bebida que queráis entre cerveza, vino y agua, y postre. 
Eso más o menos 10 Euros
Si pedís algo distinto te la clavan. 
Una papas con unos pimientos te pueden costar lo que cuesta una paella. 

Después das un borondo* pa‘ conocer, hasta que te aguanten los pies.
Llegás al albergue, te relajás con pomaditas, pies arriba..
Salís a buscar algo de comida antes de acostarte y mecato pa’l día siguiente… chocolate, barras, banano, bebida energética..
A las 10 apagan luces en todos los albergues.
Y así al día siguiente abrís el ojo aún a oscuras y agradecés de nuevo por lo que elegiste vivir. 

 

* Borondo: expresión que hace referencia a caminata, paseo, vuelta o recorrido por un lugar.

JOIN THE DISCUSSION