Cuando crees conocer el sabor de la cocina colombiana, aparece Coloquial

Usaquén, considerado uno de los barrios tradicionales de Santafé de Bogotá, fue una población que la ciudad se tragó en su crecimiento y que pasó a formar parte del paisaje capitalino durante la segunda mitad del siglo pasado. Hoy día es reconocido principalmente por el ambiente bohemio de los domingos y por la considerablemente amplia y diversa oferta de restaurantes dispuestos en cercanías de la plaza principal.

En medio de esta variedad de propuestas culinarias nos encontramos a Coloquial, restaurante que es la materialización del proyecto que imaginó la chef Sara Villalobos.

Desde muy niña Sara comenzó a mostrar su verdadera vocación, manifestada en su interés por ver programas de televisión de cocina más que infantiles. Cuenta que uno de sus recuerdos es el de sus abuelas escondiendo las matas con flores porque ella las arrancaba para decorar los platos.

Era tan claro, que cuando llego la hora de estudiar una profesión y ella le dijo a sus padres que iba a ser psicóloga, le respondieron que se pusiera seria… que todos sabían que era lo que ella quería ser… y así fue.

“La comida fue quizás la principal manera de comunicarme en un momento en el que era muy tímida”

Restaurante Coloquial.

En un viaje a Francia, en el cual entre otras cosas descubrió que para ella la cocina francesa “pues si pero no”, tuvo una revelación personal respecto al significado de la comida colombiana y de como se generaba comunidad en torno a ésta… elementos que fueron configurando la receta de lo que es hoy día es su restaurante.

Coloquial, en definición de su chef y copropietaria, es una manera de: descubrir – extranjeros -, redescubrir – colombianos – y disfrutar – todos – los sabores de la cocina colombiana.

Fotografía tomada del Facebook de Coloquial

El diseño de la carta fue muy intuitivo, ideas guardadas desde la universidad”

Cocina Creativa es el concepto fundamental, los productos y sabores 100% locales son la materia.

La sorpresa en una visita a Coloquial, se da cuando al leer el menú se evoca algún ingrediente que uno cree conocer, un ingrediente que seguramente como colombiano se ha consumido s de una vez, pero que luego se presenta en una combinación quizás insospechada, de la que no se puede imaginar el resultado hasta probarlo.

Fotografía tomada del Facebook de Coloquial

Por ejemplo: Pollo cocido en salsa de tamarindo, lulo y coco acompañado con poteca de ahuyama, o Trucha ligeramente ahumada con coco, acompañada de arroz cremoso con frijol caraota, saborizado con coco, pesto, ruda, guasca y poleo; este último fue mi favorito junto a la sopa de maíz.

… y entonces, una vez llega el plato a la mesa, sobreviene el juego entre reconocer o redescubrir un sabor colombiano. 

Related

JOIN THE DISCUSSION

error: Content is protected !!