La cerámica de Talavera, auténtico símbolo de Puebla

Hace poco regresé de Puebla, una ciudad de México que me encantó con el estilo barroco de la arquitectura de varias de sus iglesias y con la delicadeza de sus cerámicas de talavera. Estas piezas son un símbolo poblano tan auténtico como el tradicional mole, una salsa hecha con más de 10 ingredientes, entre ellos chocolate, chile y especias, que se añade a carnes de pollo y guajolote (pavo).

Puebla fue fundada en 1531 y poco tiempo después ya era reconocida por su producción de cerámica fina, en especial la del estilo llamado talavera, que se desarrolló gracias a la arcilla de buena calidad que abunda en la región y al rápido progreso de los artesanos.

Cuenta la historia que entre 1550 y 1570 un ceramista proveniente del pueblo manchego de Talavera de la Reina llegó a Puebla para enseñarles a los locales técnicas europeas como el uso del torno de alfarería y el vidriado de estaño.

La combinación entre los diseños locales y los métodos españoles originó lo que se conoce como talavera poblana. La técnica de vidriado de la talavera, empleada para decorar los mosaicos que adornan muchos edificios de la ciudad, después se comenzó a utilizar en vasijas y platos. Hoy, en el centro de Puebla abundan tiendas en las que se pueden comprar pocillos, alhajeros, saleros y muchos otros objetos. Son piezas que conservan la esencia de Puebla y que se convierten en un lindo recuerdo de un viaje a esta ciudad.

Puede interesarle leer los cinco planes imperdibles en Puebla, México.

Publicaciones Similares

UNIRSE A LOS COMENTARIOS

17 − 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.